A medida que la acuicultura global crece y excede la producción de la pesca de captura, es esencial garantizar el bienestar de los peces durante la matanza. En la Unión Europea (UE), la legislación protege a los peces en el sacrificio sobre la base de un principio general destinado a evitar el sufrimiento. Sin embargo, la Comisión Europea ha declarado que se llevará a cabo una evaluación del sacrificio de peces de piscifactoría con vistas a la introducción de normas más específicas para la protección de los peces en el Reglamento Europeo sobre las normas de sacrificio.

Según la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), los sistemas de aturdimiento por percusión y aturdimiento eléctrico son la mejor manera de garantizar una matanza humana para las especies clave en la UE. La perforación o el disparo debajo del agua también pueden ser métodos no crueles para algunas especies. Se han realizado investigaciones importantes sobre la teoría subyacente a estos sistemas, así como sobre su implementación, para preservar el bienestar de los peces. Sin embargo, se necesita trabajo adicional para minimizar los riesgos para el bienestar asociados con cada método.

Las principales especies cultivadas en la UE son el salmón del Atlántico, la trucha arco iris, la carpa común, la lubina europea, la dorada, el rodaballo, el bagre norafricano, la anguila europea y atún rojo del Atlántico (enumerados en orden de tonelaje). Existen o pueden desarrollarse sistemas de aturdimiento sin crueldad para todas estas especies, pero el progreso hacia este objetivo varía en cada caso. El asesoramiento científico de la OIE y la EFSA (2009) sobre las principales especies de peces proporciona un punto de referencia útil (véanse los documentos clave en el Anexo A), aunque otros avances se hayan realizado desde su publicación.

Para avanzar, se necesita una estrategia clara y bien integrada para desarrollar métodos no crueles para aturdir y matar peces. Los sistemas deben probarse minuciosamente (para cada especie utilizada) para garantizar que el aturdimiento haga que el pez pierda el conocimiento instantáneamente hasta la muerte. Este proceso de prueba debería 1) establecer parámetros de aturdimiento teóricos, 2) desarrollar equipos técnicos para realizar un aturdimiento efectivo, 3) implementar el sistema de aturdimiento, y 4) verificar la efectividad del aturdimiento in situ. Al desarrollar sistemas que promueven el bienestar de los peces, también deberemos considerar los aspectos sociales, prácticos y económicos.

Todavía hay mucha investigación y desarrollo por hacer. Sin embargo, los progresos realizados en los últimos años y la disponibilidad creciente de sistemas comerciales crean perspectivas positivas para el bienestar de los peces de piscifactoría en el momento del sacrificio en la UE.

Haga clic para descargar el informe