Las vacunas veterinarias desempeñan un papel importante en la protección de la salud animal, mediante la prevención y el control de enfermedades epizoóticas graves y la prevención de la transmisión interhumana de enfermedades infecciosas. La disponibilidad de vacunas para animales en granjas acuícolas, tal y como la de otros medicamentos veterinarios, es extremadamente baja.

Esta situación es una grave limitación para la prevención y en caso de enfermedad, conduciendo a problemas de bienestar y obstaculizando el crecimiento de la acuicultura europea. Sin embargo, los avances actuales en vacunología ofrecen valiosas oportunidades para la protección contra los agentes micóticos y parasitarios, para los cuales todavía faltan vacunas. Por ello, los veterinarios europeos utilizan sistemáticamente el llamado principio de "cascada", una disposición legislativa europea que permite a un veterinario prescribir medicamentos cuyo uso de otro modo no se permitiría. Es necesario que haya un mercado único real para las vacunas de acuicultura (medicamentos veterinarios).

 Haga clic aquí para descargar la opinión completa